Aquí podrás leer las últimas novedades de la farmacia y consejos que necesitas para estar informado de la actualidad en el ámbito de la salud.

 
Alergia primaveral: síntomas y tratamientos

En primavera suben las temperaturas, la gente sale más a la calle y parece estar más contenta... Sin embargo, para muchos, la primavera también es sinónimo de astenia y/o de alergia al polen. Actualmente, este tipo de alergia afecta cerca de 8 millones de españoles, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Crónica (SEAIC), y se da con más frecuencia en ambientes urbanos que rurales, ya que la contaminación atmosférica favorece su proliferación.

 

¿Qué es la alergia y qué es el polen?

Una alergia es una respuesta inmunológica o defensiva frente a una sustancia que, por norma general, no provoca ningún tipo de reacción a la mayoría de las personas.

 

El polen, por su parte, es la partícula que emiten las plantas con flor masculinas para fecundar a las femeninas. Durante la polinización, una sola planta produce miles de granos de polen, que no se ven a simple vista, pero que son los principales responsables de las alergias primaverales.

 

Las concentraciones de polen en el ambiente dependen en gran medida de las condiciones climatológicas de la región en la que nos encontramos, especialmente de las lluvias que se hayan registrado. Cuanto menos llueva, más intensas son las alergias, puesto que la atmósfera no se ha podido limpiar.

 

¿Cuáles son los principales síntomas de las alergias primaverales?

Los síntomas asociados a las alergias primaverales son muy variados ya que afectan a diferentes partes de nuestro cuerpo como los ojos, la nariz, la garganta o los pulmones.

 

Los principales síntomas de la alergia al polen son los siguientes:

  • Conjuntivitis
  • Picor en nariz, garganta y paladar
  • Congestión nasal y estornudos
  • Dificultad para respirar, tos y silbidos
 

¿Cómo se trata la alergia al polen?

Existen dos métodos principales que permiten tratar la alergia al polen:

  • La inmunoterapia (o vacuna de la alergia): Este tratamiento consiste en la administración del elemento que provoca la alergia en dosis cada vez más elevadas, hasta un máximo preestablecido por el médico especialista en alergología. Este proceso puede durar entre 3 y 5 años y es el único tratamiento capaz de mejorar la alergia e incluso conseguir que desaparezca.
  • Los antihistamínicos: Estos medicamentos permiten aliviar los síntomas de la alergia, puesto que bloquean la acción de la histamina, sustancia química que genera nuestro cuerpo que provoca los síntomas de la alergia. Esta sustancia también interviene en la secreción de zumos gástricos y en la regulación de los ciclos del sueño.
 

Antes de someterte a cualquiera de estos tratamientos recuerda consultarnos cómo aplicarlos. ¡No te automediques! Y si quieres aliviar los síntomas de forma natural, pone en práctica estas medidas que te proponemos:

  • Mantén cerradas las ventanas y puertas de tu casa para evitar que entre el polen.
  • Evita salir a la calle entre las 5 y las 10 de la mañana y entre las 7 de la tarde y las 10 de la noche, ya que son las horas de mayor polinización.
  • Si viajas en coche, mantén las ventanillas subidas.
  • Intenta al no salir exterior los días en los que la incidencia del polen sea elevada, especialmente los días de viento.
  • No seques la ropa al aire libre, ya que el polen puede impregnarse.
  • Usa gafas de sol y una máscara que te cubra nariz y boca si permanecerás largos períodos de tiempo en el exterior.
  • Procura no cortar el césped o sentarte encima.
  • Consulta el SEAIC para saber los niveles de polen que existen en tu población: www.polenes.com.
 

Si sigues estas pequeñas pautas y vienes a la farmacia para que te podamos indicar cuál es el mejor tratamiento para ti, ya verás cómo disfrutarás de la primavera al 100%. ¡Vamos!

Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Le informamos que en XAVIER ROBINAT ROS utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Aceptar Rechazar Configuración